Pablo Venezian (izquierda) y Claudio Morales (derecha) son ingenieros, agrónomo y civil industrial, respectivamente. Sus trayectorias siempre estuvieron ligadas a la industria agrícola. Ambos hicieron carrera durante casi veinte años en SQM, para después ser invitados a participar del proyecto CNA, firma que representan como miembros asociados en el Centro de Innovación y Negocios (CIN).

¿De qué se trata CNA?

PV: CNA es una empresa que importa, procesa y comercializa fertilizantes de toda clase dentro de Chile, abasteciendo a la industria agrícola de forma óptima. A su vez CNA cuenta con un acuerdo comercial y de suministro con la empresa Nitron Group, de Estados Unidos. Son un Broker internacional de Fertilizantes, que los compra y los distribuye a distintos países. Yendo un poco más al detalle, porque el fertilizante es un mundo muy amplio, existen los fertilizantes granulados, que son los comunes; después nuestra compañía se especializó en fertilizantes cristalinos solubles, que son los que se disuelven y van por las tuberías de riego tecnificado. Hoy día estamos también con activa presencia en fertilizantes líquidos puros, fertilizantes de tipo foliar y bioestimulantes.

CM: CNA es una empresa de importación y comercialización de insumos para el mercado agrícola con foco en realizar un cambio en el modelo tradicional de comercialización, todo ello siempre pensando en el beneficio de los clientes. Somos una empresa joven en la industria pero a pesar de ello hemos crecido los últimos años en forma exponencial basándonos principalmente en tres pilares: la experiencia de nuestro equipo, la flexibilidad y por supuesto la creatividad y la innovación.  Como consecuencia de lo anterior, se construyó un modelo de negocio robusto que ha permitido sentar las bases de un crecimiento sostenido y lo más importante, entregar una oferta de valor al mercado que ha sido muy bien recibida.

¿Cuál es su visión sobre la innovación y cómo se aplica en su empresa?

PV: Una cosa es innovación, pero dentro de la compañía hay gente con experiencia. Esos son dos pilares firmes de la compañía. Junto con la rapidez de decisión. Puedes tener una idea buena dentro de una compañía que no se mueve mucho o que tiene una serie de trabas, pero aquí con la experiencia se puede generar más rápido cualquier iniciativa personal que tengamos. Tiene un valor para agilizar a la empresa. Hemos podido avanzar lo que otras compañías les ha tomado años, pudiendo hacerlo más rápidamente.

CM: Definimos hace unos años que nuestro propósito sería la búsqueda  de un agro distinto, básicamente porque si bien sabemos que la agricultura posee valores tradicionales muy profundos, también estamos conscientes de que el mundo está avanzando muy rápido en nuevas tecnologías y en expectativas de productos y servicios por parte los consumidores. Esto felizmente nos ha  obligado a incorporar conceptos y metodologías de innovación en la dinámica actual de la empresa, lo cual nos ha permitido prototipear (sic) posibles soluciones con su respectiva evaluación para que sean implementadas en un futuro cercano.

¿Qué valoración tiene del CIN y cómo ve su impacto en la economía regional?

PV: Es un muy buen pilar de ideas, de reunión de gente que piensa, que es positiva, y que sencillamente quiere que las cosas funcionen. El centro de innovación fue una interesante vía de darnos a conocer. Encontramos que sus actores son absolutamente viables para embarcarse en un nuevo proyecto agrícola que hoy día está sin crisis, salvo por la sequía. Pero es un sector que nunca tuvo una caída, en pandemia y post pandemia. Es súper importante, lo veo súper activo, visionario y buenos socios.

CM: En lo personal tiene un aspecto emocional importante. Soy viñamarino, por lo tanto cuando tuvimos la oportunidad de reunirnos con Fernando y conocer el CIN, pensamos que era una interesante instancia para desarrollar nuevos proyectos que tuviesen impacto económico y social en la región. Con la actual apertura post-pandemia que se está generando a nivel nacional, varios proyectos se están reactivando y por ende, creemos que el CIN será un excelente espacio de discusión y aceleración de los mismos. Por ahora nuestro foco como CNA en la zona está relacionado con el tema logístico, debido a que tenemos un centro de producción y distribución en San Antonio.